Francisco Lira

                                    info



Ancla

Daniela Pulido, Marcela Undurraga, Francisco Lira
Curador: Jaime Alvarado
Fotos: Sebastián Mejía
Colaborador: Moisés Hazan
Lugar: Casa UNO, Campus Creativo UNAB,
Recoleta, Santiago, Chile
Fecha: 2020

Obras:

Blériot.
Cerámica (baja temperatura), coigüe, tejuela de alerce reutilizada,
metal, arduino + driver L298n + Motor 12v.
2020

LLaguepulli.
Cerámica (baja temperatura), tejuela de alerce reutilizada, metal.
2020
El habitante del cielo: Cornu Aine.
Grafito, crayón, pastel, sobre papel bambú 265 gr.
2019

El habitante del cielo: Wright.
Grafito, crayón, pastel, sobre papel bambú 265 gr.
2019

El habitante del cielo: Lunardi.
Grafito, crayón, pastel, sobre papel bambú 265 gr.
2019



Flotsami

“The more a thing tends to be permanent, the more it tends to be lifeless”
Alan Watts


Uno de los pocos puntos en común entre las tres personas que conforman esta muestra es que todos han estudiado el oficio de la cerámica. Nunca la he practicado, así que desde mi ignorancia imagino que es un oficio complejo, impredecible y con muchas variables simultáneas a considerar. Los expositores me contaron que una de las cosas más difíciles de dominar consiste en lograr que las piezas salgan del horno sin trizas, fisuras, ni quiebres que la fragmenten. Para ello, entre otras cosas, es necesario que el grosor de sus partes esté distribuido de manera equitativa o de lo contrario es probable que una de sus extremidades no pueda sino ceder ante la presión del calor y el peso insostenible. Infiero que también es importante saber calcular el tiempo de cocción y su temperatura: una pieza sometida al calor suficiente, pero durante poco tiempo, no logra el punto ideal de cocción, y en este oficio no hay segundos intentos porque la cerámica en estado fresco se puede solidificar una sola vez y no hay retorno. Si una pieza a nivel superficial se siente seca pero contiene humedad en su interior, probablemente explote. Cuando me comentaron esto no pude dejar de pensar en las películas norteamericanas que muestran el proceso que los llevó a la luna mientras vemos una sala llena de ingenieros intentando calcular el punto exacto de retorno del satélite a la atmósfera terrestre: si entra a la velocidad equivocada la nave se quema, si intenta entrar después de la ventana temporal indicada, la gravedad de la tierra lo hace rebotar y lo expulsa. Por lo tanto, el oficio de la cerámica tiene tanto de ciencia como de arte. No es sencillo construir un volumen en su justa medida, con la presión necesaria de la herramienta (ya sea una esteca, los dedos humanos u otra cosa), distribuir sus pesos equitativamente, y luego asignarle el tiempo, el calor y la presión suficiente para que esta empresa resulte.

Gran parte de los trabajos presentados en Ancla (a excepción de las piezas gráficas) están construidas con cerámica. Con cerámica y sostenidas por cuerdas, con cerámica tensada con mangueras de plástico y apuntaladas al muro con piezas de metal, con cerámica y madera dispuestas sobre madera, entre otras cosas. El oficio de la cerámica sería el eje central que une las poéticas de estos tres artistas, pero todos ellos usan otros materiales que la aprietan, que la tensan, que la envuelven, la amarran, la suspenden en el aire entre dos vigas de madera o entre dos paredes de la sala. La cerámica por la cerámica pareciera no ser suficiente o quizás los artistas están probando los límites de su elasticidad y se hace necesario someterla a un punto de tensión capaz de exprimir sus mejores cualidades.

Así como la cerámica está sometida a tensiones materiales, las condiciones específicas del lugar de exposición, Casa Uno, son tan particulares que las tres propuestas individuales han sido sometidas a cambios drásticos con tal de adecuarse a las posibilidades que ella ofrece. Esta sala presenta tabiquería desnuda que divide el espacio en cuatro recintos, posee dos ventanas, cuatro vanos y los muros de gran extensión presentan molduras. Por lo tanto, cualquier cosa quese instale sobre ellos debe tener dimensiones menores o simplemente pasarles por encima, pero los juegos de molduras no pueden alterarse, vienen con el lugar, guste o no. Es decir, el trabajo que ellos emplacen en Casa Uno debe ser pensado especialmente para este sitio específico. Si sus planes o ideas no se adecúan a las características de esta sala, deberán cambiar. Una obra de sitio específico es aquella que convence al espectador que la manera en que está montada es la única posible, que no puede existir de otra manera y que si una de sus variables cambia,el trabajo simplemente no es, no funciona, o se ve peor. Un trabajo que está bien instalado es equivalente a la sensación que te dan tus zapatillas favoritas; calce perfecto, sin mucha presión ni demasiada soltura.

En la entrevista que realizamos a principios de octubre, Daniela, Marcela y Francisco mencionan que escogieron la palabra Ancla como título de la muestra por varias razones. Entre ellas destaco la idea del ancla como pausa y freno de un viaje, que obliga a la embarcación a detenerse, hacer auditoría de sus fallas y logros. Someter al trabajo de taller, donde todo es posibilidad y especulación, a una terrizaje forzoso en un espacio ajeno y que nunca es poseedor de las condiciones ideales de exhibición, porque ellas no existen. Una vez terminada la muestra, la obra vuelve al taller, a su estado de proyecto y queda vulnerable a cuanto cambio pueda soportar. Hay que agregar que por muy complicado que sea el trabajo, los artistas deben ser lo suficientemente diligentes como para instalarlo en el menor tiempo posible sin que pierda sus cualidades materiales, tal como una mudanza. Instalar una obra en una galería implica plegarla, trasladarla físicamente y rearmarla en otro lugar sin que pierda en el trayecto eso que la califica como ente único de sentido visual. La sala de exposiciones como una irrupción abrupta del proyecto de obra y sus variantes, como un horno que somete a la máxima presiónal trabajo y a su ejecutante.

Mientras pensaba en cómo continuar este texto leí en internet que el método de grabación que utilizaba Elvis Presley junto a su banda consistía en la repetición y en el ajuste consecutivo de las ideas que habían registrado en la toma inmediatamente anterior. Ya que las pistas de grabación eran escasas en esa época y no existía la post producción digital, toda la música debía grabarse en conjunto y en una sola toma: no había espacio para errores. Entonces, como un atleta que entra en calor para correr a su máxima velocidad, Elvis a medida que grababa tomas iba mejorando sus fraseos, los acentos de su dicción, la manera en que atacaba el micrófono, los espacios de silencio, el timing de sus cadencias, etc. Hasta que se sentía lo suficientemente a gusto con su desempeño y llegaba al punto exacto entre apuro, relajo y precisión, a la tensión suficiente para contagiar a los oyentes con su entusiasmo, y a la exactitud necesaria para que el conjuro musical fuera tan adictivo como para que los oyentes necesitaran escucharlo una y otra vez. Así, Elvis y su banda construían un hit musical.

De alguna manera el trabajo de Daniela Pulido, Marcela Undurraga y Francisco Lira replica la misma figura de la espiral descendente que trazó Elvis mientras grababa sus discos. Tras pruebas, ensayos, negociaciones, visitas grupales a Casa Uno y conversaciones en sus talleres, los trabajos se han ido ajustando a las características del lugar, han eliminado lo accesorio y lo que está fuera de tono.

Junto con los objetos de cerámica, hay trabajos de dibujo y entre ellos algunas series. Esta es otra práctica recurrente entre los expositores y la utilizan con distintos grados de acercamiento y cotidianeidad. Se pretende instalar en uno de los muros de la sala, una combinación de dibujos para construir un espacio quer eúna gráficamente sus obsesiones estéticas. Ellos usan el dibujo como planificación espacial, para la preparación de bocetos de nuevos amarres y nudos, para inventar algunas naves, maquetas de aviones, series de objetos lúdicos, figuras autónomas que solo quedan sobre papel y catastros de ideas difíciles de construir en escala 1:1. Para dar cuenta de las continuidades, cambios, detenciones, retrocesos, irrupciones abruptas y avances de un plan de vuelo que, como dijo Violeta Parra, nunca se despliega en línea recta.

Jaime Alvarado

i El diccionario Cambridge define flotsam como ‘piezas de madera quebrada y otros desechos encontrados en la arena o flotando en el mar’



                   






© Francisco Lira. 2020
Av. Francisco Bilbao 6407, La Reina